Tratamiento del pelo con aceite – paso a paso

Llevar a cabo el tratamiento de lubricación capilar por primera vez puede entrañar varias dificultades y plantear algunas cuestiones sobre el tratamiento en sí mismo y sobre el aceite que deberías elegir. El resto del artículo va a ayudarte a elegir un aceite adecuado y a llevar a cabo la lubricación de una manera correcta.

1. Dedica el final de la tarde a la lubricación del pelo. Deberías disponer de al menos tres horas libres. No estarás dispuesta a enseñar tu pelo grasiento a nadie, así que será mejor que no quedes con tus amigos.

2. Elige un aceite adecuado. Puede resultar difícil al principio, ya que probablemente no conozcas la porosidad de tu pelo. Por eso puedes:

– elegir aceites completamente neutrales que sean adecuados para todo tipo de porosidad capilar (jojoba, ricino, granada)

– opta por los aceites diseñados para el cabello de porosidad normal. Son los más seguros, ya que la mayoría de la gente tiene este tipo de porosidad capilar. Estos aceites contienen ácidos grasos omega-7 y omega-9. Todos los aceites deberían tener información en la etiqueta sobre el porcentaje de ácidos grasos incluidos, por lo que elegir el aceite adecuado no debería ser un problema. Los aceites de moringa, camelia, albaricoque y macadamia tienen la mayor cantidad de ácidos grasos omega-9.

3. Empieza el tratamiento de lubricación capilar. Lo más importante es cubrir el cuero cabelludo uniformemente. Puedes usar un pincel (p.ej. para teñir) para hacerlo. Aplica el aceite en el cuero cabelludo de manera gradual y uniforme. Recuerda que el aceite no puede gotear de tu cabeza, así que úsalo con moderación.

Una vez que todo el cuero cabelludo esté cubierto con el aceite, masajea suavemente. Realiza movimientos delicados para no dañar el pelo. También debes cubrir todo el pelo con el aceite para que se extienda uniformemente en toda su longitud. Unas gotas son suficientes.

Envuélvete el pelo con una toalla caliente (a los aceites naturales les encanta el calor) y deja que actúe el aceite. Deberías dejarlo reposar durante al menos una hora. Si no tienes prisa, no dudes en mantenerlo más tiempo. Incluso puedes dejarlo durante toda la noche y lavar con champú el pelo por la mañana.

4. ¡Esto es todo! Acuérdate de llevar a cabo el tratamiento regularmente. Deberías realizar la lubricación capilar una vez al mes para una nutrición máxima. ¡Buena suerte!

Los errores más comunes al aplicar aceite en el pelo

Es un hecho conocido que la lubricación del pelo proporciona numerosos beneficios y que siempre debería formar parte de tus rituales de cuidado capilar. El tratamiento asegura un cuidado complejo y una regeneración que ningún acondicionador o bálsamo capilar puede proporcionar.

Sin embargo, debes recordar hacer el tratamiento hábilmente. Aunque no causa ningún problema, podemos cometer varios errores que pueden cambiar completamente el resultado del tratamiento. En lugar de obtener resultados espectaculares, podemos acabar con un pelo sin vida y áspero.

1. Aplicar el aceite con el pelo cargado de cosméticos.

Si usas a menudo laca para el pelo, mousee u otros cosméticos de peluquería, debes tener en cuenta que tu aceite no será capaz de penetrar en profundidad en el pelo o cuero cabelludo, por lo que no te proporcionará los resultados deseados. Además, dichos cosméticos suelen contener muchas sustancias comedogénicas y detergentes, como el Sodium Laureth Sulfate y el Sodium Lauryl Sulfate. ¿Qué deberías hacer? Es simple. Lávate el pelo antes del tratamiento de lubricación capilar.

2. Lubricar el pelo sucio es también una muy mala idea. No todo el mundo es consciente del hecho de que el sebo acumulado tras varios días es muy peligroso. Provoca la caída del pelo y obstruye los folículos capilares limitando el suministro de oxígeno. Por eso, si aplicas otra capa de aceite en un cuero cabelludo que ya está graso, tu pelo empezará a caerse como las hojas en otoño.

3. Usar un aceite inadecuado. Al elegir tu aceite, tienes que asegurarte de que se adapte a las necesidades de tu pelo, teniendo en cuenta su porosidad y su estado. No compres nunca ningún producto porque tu amiga te dijo que le funcionó. Cada una de nosotras tenemos un pelo diferente con necesidades diferentes.

4. Aplicar demasiado aceite. La tendencia de aplicar demasiado producto es una característica típica de la mayoría de mujeres. Probablemente se deriva de la creencia común de que, cuanto más acondicionador o bálsamo usemos, mejores serán los resultados que obtengamos. No podrías estar más equivocada. Es sumamente importante saber cómo equilibrarlo todo, de lo contrario podría hacer más mal que bien. La cantidad media de aceite no debería sobrepasar los 5 ml. Sin embargo, también depende de la longitud de tu pelo y de su grosor.

Evitando todos los errores anteriores, obtendrás unos resultados espectaculares.